“Canal del Roque”. Monumental obra hidráulica de principios del siglo XX.

La obra fue considerada una joya de la Ingeniería hidráulica, donde se utilizaron equipos muy modernos para la época como dragas y para los que pensaban que el Canal del Roque se ejecutó gracias a la “famosa idea” del presidente Fulgencio Batista en el año 1954, de hacer un canal a través de Cuba para dividir la isla en dos al que se conoció como: Canal vía cuba, para permitir el paso de los barcos igual que en el canal de Panamá, pues la realidad del canal del roque fue bien diferente. 

Antecedentes. 

El Roque es un caserío fundado en 1828 a orillas del Camino Real que conducía de La Habana a Villa Clara, cerca de una pequeña laguna con el mismo nombre en el centro de la provincia de Matanzas, equidistante de Jovellanos y Colón, que al construirse la Carretera Central quedó unos 3 Km. al sur de ella.  Las inundaciones del Roque, datan de fechas anteriores al año 1876, el padre Viñes en su memoria sobre "Las Inundaciones del Roque" mencionaba algunos antecedentes a la inundación de 1876, cuando las aguas alcanzaron una altura hasta entonces desconocida: 

 "Por desgracia no es esta la primera vez que las ricas jurisdicciones de Colón y Cárdenas se ven devastadas por tan terrible azote, pues cuentan que a principios del siglo tuvo allí lugar una inundación comparable a la del 76. En el huracán de 1870 se repitió la inundación y adquirió grandes proporciones si bien las aguas no alcanzaron a tan extraordinaria altura como en esta última. Es de advertir además que el mismo año del 76 en la estación de las lluvias hubo ya un principio de inundación, pues quedó inundada una buena parte del ingenio Santa Rita, de cuyas resultas tuvo que resembrar hasta veinte caballerías, que poco después se le anegaron de nuevo en la grande inundación, alcanzando el daño a otras cincuenta caballerías más... " 

En junio del año 1877 y en marzo de 1878 se repitieron las inundaciones por lo que  tuvieron que parar la zafra varios ingenios en la zona.  El general Wood en la primera intervención ya había comisionado al ingeniero Luis F. Ramos para que estudiara el origen de las inundaciones de Roque, su eliminación y un estudio preliminar económicamente factible para atenuar sus efectos. Pero en los años 1904 y 1906, ocurrieron dos grandes inundaciones sobre las que se pudieron tomar datos precisos del nivel alcanzado por las aguas y el tiempo que demoraron en retirarse. En 1904 las aguas invadieron el día 27 de octubre la vía de los ferrocarriles Unidos de La Habana, cerca de Quintana, alcanzando el día 30 un nivel de 1.77 metros sobre los carriles y sólo se retiraron el 7 de diciembre tras 40 días. También en esa inundación se afectó en 40 días, aunque con menor nivel sobre la vía, el ramal de Júcaro a San Antón.En 1906 la afectación fue mucho mayor, cuando después de intensas lluvias, el 15 de Junio las aguas alcanzaron 3.56 metros sobre la vía, el 17 descendieron a 2.25 metros hasta el 27 de ese mes y se mantuvieron con fluctuaciones entre 1.5 y 2 metros hasta el 8 de noviembre en que volvieron a subir hasta 2.1 y se pudo ver la línea nuevamente el 26 de diciembre, o sea, tuvieron interrumpida esa importante vía durante seis meses y diez días. También el ramal Júcaro a San Antón estuvo sumergido durante dos meses y 22 días al igual que las poblaciones de Roque y Palmillas, lo que obligó a multitud de familias a abandonar sus casas. En total las aguas inundaron 135 fincas con graves perjuicios en sus plantaciones y potreros a 1,730 caballerías. Ante tal situación, el gobierno ordenó el estudio al ingeniero Luís F. Ramos quien llegó a la conclusión siguiente: la región centro oriental de la provincia de Matanzas constituye una gran cuenca que alimenta los ríos La Palma hacia el norte y Hanábana hacia el sur. 

"...cuando las lluvias excesivas saturan las capas filtrantes hasta la impermeable, surge una tercera corriente, cuyo cauce no está definido en todo su curso, que dirigiéndose de este a oeste va llenando las cuencas que va encontrando a su paso, venciendo sucesivamente las crestas divisorias entre ellas, hasta llegar a una gran caverna llamada La Carraca, por donde desaparece ordinariamente...

También consideraba el ingeniero Ramos muy importante la formación geológica de la zona y la describía como sigue:...bajo una capa vegetal de espesor variable, el subsuelo está formado por un conglomerado blando, calcáreo fosilífero, que abarca una profundidad conocida de hasta veinte metros sin alteraciones sensibles... y siempre en el curso de las inundaciones, encontramos bajo tierras arcillosas, con abundancia de sesquióxido de hierro pisolítico, la presencia de roca calcárea dura, en grandes masas, cavernosa, que si bien en la superficie se presenta con alguna solución de continuidad, a pocos metros del suelo, la masa es uniforme y ocupa enormes extensiones. Las cavernas que perforan esta masa de roca, en todas direcciones constituye un sistema arboriforme, cuyos vasos se extienden a ambas vertientes, desde la cresta divisoria de esta parte de la isla, reapareciendo muchas veces en la superficie, dando lugar a multitud de cuevas y los derrumbes de su natural bóveda, originan los sumideros y ojos de agua que desempeñan un papel muy importante en el período de las inundaciones.  Con los antecedentes anteriores, las inundaciones se explicaban porque:...saturada por las lluvias excesivas la gran taza colectora que hemos descrito y siendo insuficientes los ríos La Palma y los primeros contribuyentes del Hanábana, para eliminar hacia ambas vertientes las aguas acumuladas, al surgir la tercera corriente que constituye el río Palmillas, este se dirige francamente a La Carraca, enorme caverna que conduce las aguas hacia la costa sur. Saturada a su vez esta caverna y plena la cuenca del río Palmillas, las aguas se dirigen hacia el norte, salvando lentamente las crestas divisorias entre cuencas y surgen las llamadas inundaciones de Roque que llevan su caudal a las ciénagas de "Guanajayabo" y "Majagüillar" hasta la bahía de Cárdenas... 

A todo esto se sumaba el poco desnivel de la provincia, —en 48 Km que recorría el canal tenía un desnivel de 24.67 metros sobre el nivel medio de la marea en la bahía de Cárdenas —; las pocas obras de fábrica que habían realizado los ferrocarriles en las vías que corrían de oeste a este en la zona y que servían de represas a las aguas y las cercas de piedra que se acostumbraban hacer en todo el territorio, evidentemente obstaculizaban el escurrimiento de las aguas.  Consultado el ingeniero Aniceto García Menocal, éste propuso una solución que consistía en construir un canal de 30 metros de ancho y unos dos metros de profundidad, que partiría de una zona cercana a La Carraca para facilitar elcurso de las aguas, a través de las distintas crestas divisorias, hasta la bahía de Cárdenas. La propuesta también comprendía la solución, limpieza y definición del cauce del río Palmillas. El Canal fue costeado parte por el Estado y también por los hacendados y colonos afectados por las inundaciones.  

La obra se podía dividir en cinco secciones:

Corte de "Guamajales": excavación en tierra en 61/2 Km, con un volumen de 111 mil m3 y 13 Km de cercas de piedras hasta la estación 86 al norte del puente Guamajales.

Corte de las crestas "Calera" y "Mostacilla"; en roca con alguna arcilla en 21/2 Km,con un volumen de 82 mil m3 y 10.8 Km de cercas de piedra.

Corte de la cresta "Carambola": en roca y tierra por una extensión de 8.4 Km y un tramo de 1.7 Km en tierra hasta el puente de "La Carolina", con un volumen total de un millón 25 mil m3.

Corte de la cresta del "Roque" y "Quintana": en roca con alguna arcilla en 4.9 Km, con un volumen de 433 m3 y 9.1 Km de cercas de piedra.

Excavación por medio de draga en las ciénagas "Guanajayabo" y "Majagüillar": en arcilla y detritus vegetal, por una extensión de 20 Km, desde el puente "La Carolina" al río "Antón" con un volumen de un millón 632 mil m3.  Además se ordenaron fabricar o ampliar —dando por supuesto las especificaciones de las obras a construir— alcantarillas y puentes en las vías férreas de: Guareiras a Carrillo; Guareiras a Yaguaramas; Guareiras a Manguito; Quintana a Jovellanos; Cárdenas a Yaguaramas y además en la vía estrecha de Baró.También se recomendaba ampliar el puente de Guamajales. En la ejecución de la obra se utilizó un nivel de equipamiento inusual en aquella época, entre ellos:

Draga n.º 1, montada sobre una barca de 40 metros de largo por 12 de ancho, un calado de 90 cm y un desplazamiento de 600 toneladas, construida con 140 mil pies de madera de pinotea. Consumía de 12 a 15 toneladas de carbón por día. La turbina era de 15 pulgadas y ante la boca del tubo de succión tenía un aparato para remover el fondo, provisto de cuchillas para triturar el material duro que encontrara a su paso. Su capacidad era de 4 mil m3 diarios de material y estaba también provista de instalaciones eléctricas y habitaciones para el personal que la manejaba.

Draga nº 2, sobre una barca de 18 metros de largo y 10 de ancho de madera de pinotea, con un brazo de 20 metros de largo provisto de cuchara de "orange peel" de un metro cúbico de capacidad y capaz de extraer mil m3 por hora con un consumo diario de 6 a 8 toneladas de carbón.

Excavadora nº 1, construida especialmente para esta obra por la firma Bucyrus de Milwaukee. Consistía en una plataforma giratoria donde estaban situados la caldera, máquinas y un brazo de 20 m de largo, que movía una pala de arrastre de un m3. Podía remover en 24 horas 1,200 m3 de material con un consumo de 4 toneladas de carbón.

Excavadora nº 2, muy similar a la draga nº 2, pero su brazo de acero era de 26 metros de largo pudiendo re remover bloques de hasta 5 toneladas de peso.

18 perforadoras de roca de percusión movidas por vapor, sobre trípodes de hierro, cada una con su caldera "locomóvil".

Varias grúas de vapor con calderas de entre 20 y 30 caballos, con capacidad para remover pesos de 2 a 4 toneladas.

Abundante y variado material flotante, como chalanas para transportar carbón y canoas para soportar los tubos de descarga. En los trabajos preparatorios de campo para la construcción de este canal participó como jefe de una de las comisiones de estudio, el ingeniero Luís Morales Pedroso, quien después colaboró con el ingeniero Menocal en el estudio de solución definitiva y en la ejecución de los planos detallados del proyecto ejecutivo. Morales, años más tarde, dirigió obras del alcantarillado de La Habana y fue uno de los más brillantes ingenieros del primer tercio del siglo XX. La obra se terminó en el año 1914, en el plazo previsto que había sido de tres años y puede considerarse entre las grandes obras hidráulicas realizadas en la primera mitad del siglo XX. 

Comportamiento en el tiempo:

El Canal de Roque desde su terminación se ha mantenido con el objetivo de evitar las inundaciones que se daban antes de su construcción y que hoy en día, debido a que nuestro país es tropical, pueden suceder, siendo provocadas por los huracanes que comúnmente nos azotan. El gobierno mantiene esta obra limpia evitando que arrojen escombros o basura, lo que pueda interrumpir el paso de las aguas en un momento determinado. 

Conservación. Estado Actual: 

El Canal se ha conservado en condiciones similares a las que tenía al terminarse. Actualmente no circula agua por una parte del mismo, pero en ocasiones al estar afectados por lluvias prolongadas o huracanes ha sido de mucha utilidad, pues a pesar de los años el canal aún es perfectamente funcional.  

 

Municipio: