Frank Delgado desbordó la Casa Abierta

Frank Delgado en concierto.Foto Arnaldo Mirabal

Por Arnaldo Mirabal

Cuando abrieron las puertas de la Sala White el salón se atestó en pocos segundos. Ávidos estaban los matanceros por reencontrarse con el trovador Frank Delgado en lo que se convertiría en una noche memorable, como buen augurio del naciente festival de la trova matancero “Casa abierta”.

Para Frank Delgado la noche también resultaba especial: no solo sería el encargado de inaugurar el evento con sus canciones, se presentaba en el mismo lugar donde estuvo 36 años atrás en su primera gira fuera de La Habana.

Con el rostro de su amigo Santiago Feliú en el pulóver, hizo gala de sus dotes de comunicador, como acostumbra en sus conciertos. Cual un auténtico narrador oral rememoró pasajes de su vida y de la realidad del país, siempre cargadas de notas humorísticas, así como de crítica social.

Le presentó a sus fieles seguidores, a los que catalogó de militantes por defender la trova a toda costa, temas de su último disco Más, entre otras canciones conocidas y aclamadas como El adivino, Ángola y La otra orilla.

Quizás el momento más emotivo de la noche llegó cuando Frank evocó a su amigo Santiago Feliú fallecido en el 2014, y junto a quien creció como artista marcando el nacimiento de la nueva ola de trovadores conocida como La Generación de los topos.

Para recordarlo cantó en tema dedicado al Santi que aseguró nunca quiso escribir.

La noche continuó luego en el Patio Colonial con las presentaciones de Inti Santana y Gorgito Komamkola y como mejor definición de lo sucedido en la primera jornada de Casa Abierta la joven estudiante universitaria Heydy Montes de Oca expresó:

“Hoy es el día más feliz de mi vida, porque hay un festival de trova en Matanzas, además, Frank Delgado está a 10 metros de mí…”.

Manifestación: